/ #Dieta 

¿Cómo integrar frutas y verduras en tu dieta?

Una de las maneras más fáciles de comer una dieta saludable es consumir más frutas y verduras. Eso suena bien en la superficie, pero ¿cómo lo haces realmente? Preparar ensaladas para el almuerzo todos los días es una manera fácil de comenzar, pero puede aburrirse rápidamente. Afortunadamente, hay muchos trucos para exprimir algunas frutas y verduras más sanas en el desayuno, el almuerzo y la cena, e incluso incorporarlas a los aperitivos y postres. A continuación te dejamos diez maneras de integrar frutas y vegetales a tu dieta:

Dieta con frutas y vegetales

1. Comience su día con un batido.

La forma más fácil de exprimir tantas frutas y verduras en su comida de la mañana es mezclar un batido. Ya que se descompondrán a medida que se mezclan, puedes consumir una cantidad mayor de la que podrías consumir.

Toma algunas ideas: estos 5 batidos demuestran que los batidos pueden ser abundantes y abundantes

2. Abrazar la ensalada de desayuno.

Si usted es más bien una persona sabrosa en el desayuno, no hay razón para no comer ensalada para el desayuno. ¡Sí, en serio! Estas pueden ser ensaladas a base de vegetales que se terminan con un huevo frito, ensaladas de granos llenas de frutas o verduras, o simplemente una compilación de las sobras de la noche anterior.

3. Introduzca verduras extra en su sándwich.

Convierte tu sándwich en una ensalada entre dos rebanadas de pan. O si está convencido de involucrar a un pavo o un atún, asegúrese de estar metiendo muchas verduras de hoja verde como la rúcula o la espinaca pequeña y algunas rodajas de tomate.

4. Asar un montón de verduras antes de tiempo para el almuerzo.

Comer frutas y vegetales

Incluso si no preparas las comidas, vale la pena tirar una bandeja de verduras en el horno para asarlas cuando tengas un momento libre el domingo. Esos vegetales asados ​​pueden luego ser fácilmente arrojados en tazones de grano y ensaladas, deslizados en sándwiches, e incluso simplemente apilados en un hummus para el almuerzo.

5. Empaque un bocadillo de frutas.

Por bocadillo de fruta me refiero a fruta real, no a esos bocadillos de goma Cuando su gusto por lo dulce comience después del almuerzo, tener una clementina o un racimo de uvas para evitar le ayudará a buscar galletas en la sala de descanso.

6. Agregue verduras crudas y sumérjalas en la mesa.

Si obtener verduras en la mesa de la cena se siente como un desafío, considere colocar una fuente crudité en su lugar. Una mezcla de cualquier verdura cruda que se encuentre en su cajón para verduras con un poco del aderezo o aderezo favorito de su familia se siente como un bocadillo divertido en lugar de un plato de acompañamiento indispensable.

7. O siempre sirve la cena con una ensalada.

Otra gran opción es adquirir el hábito de servir una ensalada con la cena. No tiene que ser nada complicado, la mayoría de las noches de las semanas son simplemente verdes en una vinagreta básica en mi casa, pero una ensalada acompaña todo lo que esté sirviendo y siempre agrega un elemento fresco a la mesa.

8. Haga su pasta todo sobre verduras.

Cambia las proporciones de tu cena de pasta para que estés comiendo un plato de verduras con algo de pasta, en lugar de un plato de pasta con algunas verduras. Es un truco fácil que aún asegura una comida agradable para la multitud.

9. Mezcle las probabilidades de vegetales y conviértelos en sopa.

Las sopas de puré son una excelente manera de meter la mayor cantidad posible de verduras en una comida. También son una forma fácil de eliminar las verduras que languidecen en su refrigerador.

10. Considere la posibilidad de fruta fresca para el postre.

La fruta fresca no solo es un postre fácil, sino que también es un postre para sentirse bien. Por lo general, la fruta de temporada no es necesaria endulzarla, pero si no te parece postre, prueba asándola con un poco de azúcar y sírvela con una salsa cremosa.